CICLO DE VIDA DEL LITIO

Comprometidos con el cuidado del medio ambiente, en SQM trabajamos los procesos de producción bajo estrictos estándares nacionales e internacionales. Por esa razón, una de las acciones más importantes de la operación es medir el impacto que tiene la producción de litio de la compañía, tanto en el medio ambiente como en comunidades y zonas de operación. Se trata del Análisis de Ciclo de Vida, una herramienta de gestión medioambiental que analiza de forma objetiva, metódica, sistemática y científica el impacto ambiental que genera un proceso o producto durante su ciclo de vida completo.

Un ítem importante que se mide es la huella de carbono de la operación y sus productos. En el caso del litio, el proceso es medido bajo estrictos, exigentes y prestigiosos estándares internacionales, bajo las normas ISO standards 14040 y 14044. Actualmente, la compañía pudo medir bajos tres variables de medición, basados en el uso de energía, consumo de agua, y CO2 de las operaciones; se trata de un estudio realizado por Afry, cuyos resultados son utilizados para el desarrollo de distintos procesos en las operaciones propias de SQM y para comunicarlos, según sea el caso, a distintos públicos de interés. Para los cálculos de estos estudios se aplican las normas LCA ISO 14040 y 14044.

El estudio entrega un documento que permite definir los niveles de CO2, energía y consumo de agua con el objetivo de mantener actualizadas y controladas las emisiones de la operación y el ciclo de vida del producto. Este método permite calcular el aporte de las emisiones para la fabricación de materiales de cátodo y baterías de ion litio. Existe, además, una fortaleza que es reputacional, ya que es un laboratorio de Estados Unidos, que depende del Departamento de Energía de ese país, el cual brinda respaldo y credibilidad a las informaciones que emanan de sus estudios.

CONSUMO DE ENERGÍA

El proceso de producción de litio de SQM tiene el menor consumo de energía en comparación a la producción de litio a base de espodumeno. Esta afirmación se basa en que durante 2018 aproximadamente la mitad de la producción mundial de litio provino de espodumeno y la otra mitad de salmuera como es el caso de SQM Lithium, y según un análisis de ciclo de vida realizado por SQM y la consultora Afry, SQM tiene un bajo consumo energético.

Según el análisis del ciclo de vida  de SQM Lithium proporcionado por AFRY, la huella hídrica en la producción de salmuera es significativamente menor que en la producción de roca dura australiana (espodumeno) refinada en China. Por ejemplo, SQM requiere aproximadamente 22,5 litros de agua por kilogramo de carbonato de litio para todo el proceso si no se incluye el consumo de agua de los productos suministrados (puerta a puerta). En el LCA, el consumo de agua fue calculado por SQM (cradle to customer) según ISO 14040 y 14044.

Durante 2018, el carbonato de litio y el hidróxido de litio producidos a partir de la salmuera y el espodumeno se consumieron casi en partes iguales y, según nuestras estimaciones, podemos decir que solo 1/3 de la huella de carbono total fue generada por la producción basada en la salmuera como es el caso de SQM Lithium. Eso significa que el litio de SQM tiene una de las huellas de carbono más bajas del mundo.

* Estudio SQM de Afry (datos mundiales de 2018). La comparación se realizó con la espodumeno australiana, refinada en China.

Responsive image